Hay…que tener tablas

Por Laura Vichot Borrego

Las artes escénicas en la Universidad de Matanzas han demostrado que la institución no es una simple fábrica de títulos, sino un espacio donde vuelan y se expanden la plenitud de las aficiones del espíritu y el talento humano. El instructor de arte en la especialidad de Teatro, Roylin Selma Osoria, desempeñó una importante labor que permitió a Visados, grupo de aficionados de la Casa de estudios yumurina, obtener la Categoría Nacional.

-¿Qué importancia tuvo la jornada Teatro de Enero?

-Tras el Premio de Oro en el Festival de Artistas Aficionados, nació la idea de Teatro de Enero. Escogimos Cárdenas para organizar esta jornada en el 2019, por ser la cuna del líder estudiantil José Antonio Echeverría y del dramaturgo Virgilio Piñera. La primera edición trascendió bajo el slogan Aunque nos quemen, y si bien no contó con mucha promoción abrió las puertas para que en el 2020 la historia fuera otra. Este año abrió con el lema Hay que tener tablas, un epíteto impregnado de cubanismo; y como en efecto, asistieron grupos de teatro de toda Cuba, superándose con creces la jornada anterior. Entre estos los grupos de las universidades de La Habana (Nómadas teatro), la UCI (Alarcos teatro), ISPJAE (Imagen), Cienfuegos (Sueño de Cristal), Las Tunas (La Cornisa). Asistió el metodólogo nacional de teatro Kiusbell Rodríguez y la representante de la ITA en Cuba, Celia Rosa Hernández. En dicho contexto, se nos otorgó la Categoría nacional.

– ¿Con qué se presentó Visados?

– La novedad fue Sangre, de Yunior García, cuatro historias diferentes, con temas que abordan la maternidad, la responsabilidad sexual, la religión, la adolescencia, ideologías y sociedad, y que toman como pretexto la sangre para humanizar la escena de culpas que corren por las venas. Pero también mostramos la muy aclamada Pasaporte, del mismo autor, y con la que obtuvimos el Oro en el Festival.

– ¿Qué representa para Visados la Categoría Nacional?

– Es el máximo reconocimiento a un grupo de aficionados, se necesita empeño y sacrificio. Se va revalidando, hay que mantenerla, por tanto es como si el grupo volviera a nacer. Un prestigio integrar el conjunto de los 16 que la ostentan en el país. Si bien abre las puertas a la participación en eventos, a becas, a la AHS y a viajes al extranjero por medio de la ITA, lo relevante es que somos vistos de manera diferente, con más respeto.

Impactos: 707

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com