Comenzar otra vez.

Por: Beatriz Ortet

Luego de más de un centenar de días quedándonos en casa constituye un reto para todos los cubanos resguardar nuestra salud mientras retornamos a trabajar, disfrutar de los placeres de nuestro caluroso y jovial verano, así como de los servicios se ofrecen en nuestro país. Todavía el coronovirus ataca al planeta, y nosotros somos parte de él, así que es nuestro deber juzgar correctamente el riesgo y no pecar de ingenuos, creyendo que el peligro pasó. Cumplir las oportunas orientaciones, mantener la higiene, el distanciamiento físico y el uso del nasobuco todavía siguen siendo parte de esta normalidad a la que asistimos. La precausión y el autocuidado no son agua pasada, más bien la toma de conciencia de su importancia deberá quedarse en nuestro presente y trascender.

De forma organizada y detalladamente planificada se han ido incorporando a la nueva normalidad cubana todas las provincias del país. Cada etapa, cada fase se va informando a la población y por supuesto que acciones seguir en ellas. Con ansia e ilusión esperamos que se pueda viajar a todas las zonas del país para ver a nuestros familiares. El coronavirus nos privó de la proximidad física con algunos seres queridos, pero no de la espiritual, en eso le ganamos la batalla, ahora nos extrañamos más los que estamos lejos, y nos comprendemos mejor los que estamos cerca.

Comenzar otra vez es una nueva oportunidad para hacer las cosas mejor, para ser proactivos y estar siempre un paso adelante. Es una posibilidad que tenemos gracias al esfuerzo de muchos, y al de cada uno de nosotros, pero sobre todo es un compromiso de estar saludables, alegres y vivos. Convertirnos con nuestros actos, nuestra disciplina y responsabilidad, en defensores de la vida es también una forma de homenajear a los que por causa de la Covid-19 ya no están, y a quienes luchan incansablemente por vencer a esta pavorosa pandemia.

 

Impactos: 687

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com