Comienzo de una jornada de recordación y amor.

Por Celia Zaldivar/DECOM

Con un trabajo voluntario convocado por la FEU y un emotivo acto, en homenaje al Che, en la mañana de este jueves la comunidad universitaria matancera dio inicio a las actividades de la jornada que evoca la figura del inolvidable amigo. Se unió así al homenaje a que se realiza en todo nuestro país, y especialmente en Santa Clara, tierra que hizo suya y donde reposa eternamente. A 53 años de su caída en combate recordamos a quien armado de honor y virtud, de verdad y  amor por la humanidad, fue más grande que el mortífero dolor que le fue infligido. Iluminado  de valor y futuro, nunca su luz fue más alta. Renació hecho pueblo, hecho ejemplo para las nuevas generaciones del mundo entero, y se convirtió en ícono de la justicia y fervor revolucionario.

Cada centro de trabajo y estudio, cada escuela y barrio cubanos siempre encuentra el modo de expresar su amor y agradecimiento al Che, de seguir convirtiéndolo en un ejemplo vivo del verdadero revolucionario, de lo bien hecho, de la esperanza y del amor. Su ejemplo y gallardía conmueve y amina a seguir siendo una mejor versión de nosotros mismos. Todos los pioneros quieren ser como él, todos los hombres y mujeres cubanos nos conmovemos al recordarlo. Una selva de canciones, una guerrilla de poemas, fotos, relatos, libros sobre él y para él, son compartidas por las almas de una multitud que lo ama y lo recuerda porque creció, porque se quedó, demostrando que la fe y la utopía, que confiar en el mejoramiento humano y luchar en pos del futuro, engrandece. Él, hombre de palabra y acción, de inteligencia y valor incuestionable, de rectitud, responsabilidad y esfuerzo, vivirá para siempre.

Claro presagio tuvo nuestro poeta nacional sobre su victorioso regreso, porque treinta años después de su caída en combate no pudieron disimularlo más bajo tierra, nada impidió que lo encontráramos, y retornó al pueblo que lo acogió como un hijo,  que lo venera y admira como un héroe, desde lo más sublime de su corazón. En esa ocasión gloriosa nuestro comandante Fidel expresó: “Con emoción profunda vivimos uno de esos instantes que no suelen repetirse. No venimos a despedir al Che y sus heroicos compañeros. Venimos a recibirlos. Veo al Che y a sus hombres como un refuerzo, como un destacamento de combatientes invencibles, que esta vez incluye no solo cubanos, sino también latinoamericanos que llegan a luchar junto a nosotros y a escribir nuevas páginas de historia y de gloria. Veo además al Che como un gigante moral que crece cada día, cuya imagen, cuya fuerza, cuya influencia se han multiplicado por toda la tierra”.

En cada jornada iniciada el 8 de octubre, la Universidad de Matanzas rememora la figura del Guerrillero Heroico: matutinos, ofrendas, trabajos voluntarios, entrega de carné de la UJC y PCC a quienes con su actitud lo merecen, son algunas de las acciones. Asimismo se reafirman el compromiso a estudiar, investigar, a ser responsables y disciplinados a la vez que alegres, entusiastas, revolucionarios.  Este año quiso el destino que las historias de amor al prójimo, de  sacrificio y desinterés, protagonizadas por quienes colaboran en el centro de aislamiento en nuestra universidad, como en muchas otras del país, dignificaran de modo extraordinario el ejemplo del Che. Detrás de cada acto, de cada espacio de nuestra comunidad resuena más alto que nunca la consigna, inolvidable, infalible y eterna: ¡Seremos como el Che!

Impactos: 644

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com