Miguel Díaz-Canel: Fuerza Cuba, que estamos venciendo

Por

Con una evocación al Che, Guerrillero legendario siempre presente en el corazón de los cubanos, inició su intervención en el programa televisivo Mesa Redonda el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien al adentrarse en el modo en que Cuba enfrenta la situación sanitaria y económica de los actuales momentos expresó que son tiempos complejos, en los que hay tres frentes de trabajo muy importantes:

El enfrentamiento a la pandemia, la denuncia del bloqueo recrudecido, y el seguimiento a los acuerdos del último Congreso del Partido.

En el primero de los casos destacó la experiencia que se ha ido ganando en tal sentido, con una estrategia que calificó de eficaz, con la intervención de muchos actores, entre ellos el personal médico, los científicos, entre otros.

“Aprendiendo a enfrentar la enfermedad pudimos superar el primer pico”, comentó y detalló cuestiones referidas al rebrote, cuando se aplicaron las experiencias del primer momento, con un incremento de tres a cuatro veces en el número de pruebas de detección del nuevo coronavirus, con un índice menor de personas fallecidas.

Las diferentes etapas que se han vivido en medio del enfrentamiento a la pandemia dejaron experiencias, explicó el Presidente y dijo que hay que actualizar ya el modo en que se está haciendo frente a la enfermedad.

Al comparar la tasa de enfermos por millón de habitantes en el mundo, las Américas y en Cuba, precisó que el país está muy por debajo en ese indicador, al igual que en otros como el número de fallecidos, y con un alto indicador de personas recuperadas.

Ante este panorama es lógico que hay que hablar de una estrategia para aprender a convivir con la enfermedad, señaló el mandatario, quien explicó que están detalladas las medidas por cada etapa incorporando un código de vida frente al SARS COV2.

Explicar bien es preciso, dijo, para que la población entienda y aumente la percepción del riesgo, en medio de un virus que asecha constantemente, donde es necesario la responsabilidad individual, social, colectiva en diversos escenarios donde se mueven las personas.

Ponderó que en Cuba se ha atendido al ciento por ciento de las personas enfermas o sospechosas sin que colapsaran los hospitales, las salas de terapias y sin lamentar el fallecimiento de niños, embarazadas o trabajadores de la salud dentro del país.

Recalcó el aporte de la ciencia en la batalla contra la COVID-19 y la presencia de personal de la salud en otras naciones del mundo, con un comportamiento muy robusto de los protocolos para la atención.

Destacó la entrega de los médicos y paramédicos que han dado la batalla fuera de Cuba para salvar vidas, así como aquellos que lo hicieron dentro de la nación.

Comentó que gracias a la planificación, algo muy criticado por los enemigos de la Revolución, se han mantenido las entregas de alimentos y otros surtidos al pueblo en medio de un cierre de fronteras y un bloqueo recrudecido.

Ahora se plantea una actualización y perfeccionamiento de la estrategia en tal sentido porque enfrentar la pandemia cuesta y en preciso recuperar la vida económica y social del país, teniendo en cuenta las potencialidades y las experiencias adquiridas.

Se ha preparado una estrategia bajo principios de racionalidad, todos llamados a un nuevo modelo de vida que nos permita vivir con la enfermedad por un tiempo prolongado, con cuestiones, como aislamiento dentro del propio hogar y mucho más.

Dijo que se retomarán maneras de trabajar como las visitas a las provincias con medidas especiales de distanciamiento y al respecto pidió comprensión a la población porque se quiere intercambiar con ella, pero en sitios abiertos, sin aglomeraciones.

Mientras más responsables seamos, mejor aprenderemos a convivir con el virus y hacer sostenible lo que se ha logrado, expresó y enumeró cuestiones básicas:

Distanciamiento físico, usar la mascarilla en espacios con personas cercanas, lavado frecuente de las manos, tener la mayor higiene, seguimiento con pesquisas, incrementar el teletrabajo, y aprender a convivir con el virus usando la mejor vacuna que se conoce hasta hoy: la responsabilidad.

Este pequeño país nunca se rendirá

El Presidente cubano afirmó que el bloqueo es la principal amenaza para Cuba, por su agresividad y brutalidad. “Se manifiesta una elevación de la retórica anticubana, con acciones de persecución financiera, campañas de resquebrajamiento de la unidad y agresividad contra los dirigentes. Tratan de dividirnos. En ese sentido están dirigidos los principales programas, con mucho financiamiento”, apuntó.

Agregó que hay un ejército de mercenarios que se enfrentan a quienes se oponen a los ataques. “Pretenden silenciar voces y liderazgos, con una inyección perversa en las redes sociales.

Se ocultan los avances y progresos del país y se atacan constantemente y denigran nuestras principales fuentes de ingresos: Salud, Turismo y remesas, entre otras. El propósito no es nada oculto; tratan de provocar un estallido social en Cuba para quedar bien con la mafia anticubana”, precisó.

Díaz-Canel señaló que cuando una gran potencia reacciona así con un pequeño país, la crueldad, sencillamente se demerita, se ridiculiza y desacredita. Precisó que en menos de dos años se han impuesto 101 medidas punitivas contra Cuba.

Estrategia económica y social

Sobre la estrategia económica y social, explicó que la situación actual está caracterizada por menos entrada de ingresos, incertidumbre con el combustible, contracción de producciones de bienes y servicios, desabastecimiento en las redes de comercio, insuficiencias en la producción de alimentos, entre otros problemas

El Presidente cubano manifestó que ese contexto nos está llevando a acelerar esa estrategia, aunque no resulte fácil, sobre todo en cuanto al incremento de la producción industrial, incrementar la producción y los servicios, el fortalecimiento de la empresa estatal, el sector no estatal y el comercio.

Sobre la Tarea Ordenamiento (unificación monetaria y cambiaria) precisó que se encuentra en un momento superior con definiciones claras en sus componentes. “Se trabaja de manera muy integral en capacitar a todas las personas involucradas y en crear las condiciones en todos los ámbitos que serán impactados. Cuando se vaya a su implementación se le informará a la población cómo se va a hacer”, subrayó.

“Hay que separarse de las bolas y las falsas noticias”, señaló.

Las previsiones e indicaciones ante la nueva normalidad tienen su base en el seguimiento que Cuba le ha dado a la pandemia, la cual inició en diciembre de 2019, cuestión informada oportunamente, a lo que le siguió, aún sin casos en el país, la elaboración de un plan para enfrentar la COVID-19 actualizado constantemente, con unas 497 medidas.

Cuando el 11 de marzo es declarada como pandemia el nuevo coronavirus por parte de la Organización Mundial de la Salud, en Cuba aparecen los tres primeros casos y se desata la aplicación de los protocolos establecidos para tal momento.

En junio, se presentan al Buró Político las 229 medidas establecidas para la recuperación del SARS COV2, luego aparece el rebrote y a partir de ahí ha existido una actualización del plan que ahora conduce a tres etapas con diferentes fases y la inclusión de una nueva normalidad, algo aprobado igualmente por el Buró Político del Partido en esta propia semana.

La premisa principal en todo ello es preservar la salud del pueblo, dijo el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz.

Nada en medio de la pandemia se ha improvisado, se ha planeado y con el protagonismo de muchas personas, con el pueblo a la cabeza se ha logrado ir ajustando cada cuestión.

La experiencia acumulada, el entrenamiento del personal de la salud y de apoyo, los recursos puestos a disposición de cada momento, permiten pasar a otra etapa.

Impactos: 649

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com