Garantiza escuela cubana derechos de las niñas y los niños.

Por: Lorena Chávez Fernández/ ACN

La escuela primaria Nicolás Estébanez Murphy, asociada a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en La Habana, constituye un ejemplo de las garantías que tienen en Cuba las niñas y los niños.

El Máster en Ciencias Wilder Ladrón de Guevara, director de la institución, confirmó a la ACN que allí se promueve la paz, la unidad y la enseñanza sin discriminaciones, e inculcan en los pequeños el amor por las tradiciones cubanas, el respeto hacia los símbolos patrios, a la Revolución, y el conocimiento de los derechos humanos.

Eloysa Ruíz, quien cursa el cuarto grado, lo ratifica al expresar sin vacilaciones, a sus nueve años, que los derechos humanos deben cumplirse en el mundo para que los niños y sus familias puedan vivir con tranquilidad.

Menciona que existen países donde no  todos tienen acceso a la educación y a la salud, especialmente ahora en medio de la pandemia de la COVID-19.
Por su parte, Mauricio Alejandro Fernández, también de cuarto grado, agradece la posibilidad de poder estudiar, tener un hogar y estar protegido contra los maltratos lo que, según él, garantiza su felicidad y la de los demás infantes cubanos.

Cuando se suspendieron las clases debido al nuevo coronavirus, los educadores de esta institución educativa tuvieron la iniciativa de desarrollar un aula virtual para  continuar dando los contenidos a los menores de forma complementaria, con las teleclases trasmitidas en el país, resultados positivos y de referencia para otras instituciones.

La profesora Silvia Boada resaltó también el importante vínculo con la familia y la comunidad, factores fundamentales para la concreción de concursos, festivales y demás actividades convocadas por la academia.

Manuel Jesús Villarino, coordinador de la UNESCO en el centro, se refirió a los 10 proyectos desarrollados en conjunto con esa organización, sobre la necesidad del cuidado del medio ambiente, la cultura de reciclar y crear, la alimentación sana y diversos aspectos imprescindibles para preparar personas útiles a la sociedad.

Con una matrícula superior a los 470 estudiantes, de 23 maestros y 50 integrantes del personal docente en general, la escuela asegura que cada infante adquiera las herramientas necesarias para el desarrollo de su aprendizaje y su formación integral.

El centro recibe su nombre en honor a la posición adoptada por el político y militar español Nicolás Estébanez Murphy ante el fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina el 27 de noviembre de 1871, cuando renunció a su carrera y abandonó el país.

Miguel Díaz-Canel, Presidente de la República, visitó la institución en el 2019, con motivo de su rehabilitación como parte de las acciones por el medio milenio de la capital y el Día de la Rebeldía Nacional; allí se interesó por la situación de sus trabajadores y del proceso lectivo.

Impactos: 121

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com