En Matanzas es donde hay que estar

Por: Hugo García / Juventud Rebelde

MATANZAS.— Llegaron sin mucho ruido, pero buscando dejar muchas nueces. Solo vinieron cinco, sin embargo, muchos quedaron en La Habana a la espera de un «filo» para brindar sus conocimientos a una Matanzas asediada y azotada por la pandemia. Saben que todo vale en aras de su control y de aliviar dolores, cuando las posibilidades reales de camas hospitalarias son rebasadas por el número de contagiados.

El grupo de cuatro estudiantes y un profesor de la Universidad Tecnológica de la Habana José Antonio Echeverría (CUJAE) fue recibido en la sede del Gobierno provincial por el miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe de su Departamento Económico, Joel Queipo Ruiz, y por Susely Morfa González, miembro del Buró provincial del Partido.

No perdieron un minuto después de los saludos. En el departamento de Informática del gobierno se apertrecharon de todas las posibilidades tecnológicas para la tarea.

Un gran desafío

Catherin Guach Beltrán es una joven alta, estudiante de tercer año de Ingeniería Industrial en la CUJAE. Ella insiste en que este proyecto es un desafío, porque el país cuenta con ellos para ver de qué forma, con la experiencia en Matanzas y La Habana, conjugadas, se pueda crear un mejor futuro para esta provincia, que tanto lo demanda.

«Siento orgullo, porque en cierta medida representamos a nuestra universidad. En mi carrera, uno de los puntos fuertes es organizar procesos, y lograrlo acá con los medios que contamos sería un éxito como futura profesional y como persona que quiere contribuir a su país donde haya necesidad, más allá del nombre de una provincia.

«La opción de rendirnos o fallar nunca está en nuestra mente», enfatiza Catherin Guach Beltrán. Foto: Hugo García

«Es una gran responsabilidad que cae sobre nosotros, porque tenemos el compromiso de dejar los lugares donde trabajamos un poco mejor de cómo los encontramos», señala la única muchacha del equipo capitalino.

«La opción de rendirnos o fallar nunca está en nuestra mente —enfatiza؅—. Ideamos un plan, y si falla, ideamos otro mejor, pero siempre con la idea de darle a Matanzas una estabilidad. Si lo podemos lograr, seríamos el ejemplo para miles de estudiantes universitarios, que como generación joven del país pueden cambiar la situación de una provincia y salvar vidas humanas.

«En este proyecto hemos puesto todo nuestro empeño y nuestro amor, y nos vamos a esforzar para que la provincia salga adelante, porque más que Matanzas, se trata de Cuba, como un pensamiento de país», reitera.

Aportar con humildad

Alejandro Perdomo Campos, estudiante de tercer año de la ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica, explica que desde enero trabajan en el sistema de Atención Primaria de Salud de La Habana.

«A partir de la complicación con la pandemia en la capital, la CUJAE se insertó en el sistema y apoyó en la organización de las camas en los centros hospitalarios y de aislamiento, con un grupo en la dirección provincial de Salud, gestionamos las capacidades en la mesa coordinadora, y teníamos otro grupo en los quince municipios trabajando en los puestos de mando municipales.

«Logramos articular ese sistema, que realmente dio resultado, y nosotros con humildad dimos un aporte a la solución de un problema, porque realmente como estaba funcionando el sistema no era ideal».

«Pedimos a la máxima dirección del país que nos den oportunidades, responsabilidades, tareas, que nos ponga en medio de estos retos», dice Alejandro Perdomo Campos. Foto: Hugo García

Perdomo Campos es natural de Centro Habana, donde quedaron sus padres preocupados, pero contentos de que su hijo se haya sumado al apoyo de quienes lo necesitan ahora.

«Hemos ganado en experiencia, aprendimos mucho. Ahora las autoridades del país nos pidieron nuestro apoyo y aquí estamos, conociendo primero cómo funciona y cómo está estructurada la provincia, que tiene características diferentes a la capital, para aportar soluciones y ayudar a organizar la gestión de las capacidades hospitalarias.

«Estoy contento por esta oportunidad de trasladar nuestra experiencia a Matanzas», dijo con sinceridad el joven, quien manifestó sentir mucho orgullo porque la máxima dirección del país confiara en ellos para estas tareas.

«Pedimos a la máxima dirección del país que nos den oportunidades, responsabilidades, tareas, que nos ponga en medio de estos retos, porque lo más importante es que aportamos nuestro granito al país en medio de esta situación tan compleja», recalca Perdomo Campos.

Matanzas no está sola

Oscar Samón Tabío, estudiante de quinto año de Telecomunicaciones y Electrónica, nos dice que significa mucho la confianza depositada en ellos.

«En todo este tiempo de enfrentamiento a la pandemia, la CUJAE ha dado el paso en diferentes tareas, tratando de aportar nuestras experiencias, que acondicionaremos a este territorio», refrió el joven de 23 años de edad.

«Estamos bien, todo el mundo en La Habana nos decía que nos cuidáramos, pero a la vez repetían que en Matanzas es donde había que estar y palante, que Matanzas no está sola.

«Todo el mundo en La Habana nos decía que nos cuidáramos, pero a la vez repetían que en Matanzas es donde había que estar», recuerda Oscar Samón Tabío. Foto: Hugo García

«Es muy bueno que acá incursionen en la informatización que le hace falta a la sociedad. Cuando se vincula al tema de salud y se ven los beneficios, se aprecia el impacto porque aligera mucho el estrés en la toma de decisiones y permite que, si se consolida, se haga una gestión más eficiente del sistema de Salud Pública», expone Samón Tabío.

«Tenemos médicos y personal muy preparados, pero sabemos que es muy importante también la gestión del ingreso de cada paciente, desde que se detecta en su área de salud hasta que llega a un hospital y luego se le da de alta. En ese proceso intervienen tantas acciones y factores, que si logramos digitalizarlo totalmente se podrán apreciar los cambios en el pueblo de Matanzas ahora que está en el pico grande de la pandemia».

Que confíen en nosotros

Andrés Carvajal Elena, de 23 años y residente en el municipio Playa reafirma que el hecho de que la dirección del país confíe en ellos impone un compromiso grande.

«Lo primero es aprender, porque hemos construido ya un modelo que se aplicó en La Habana y hay una experiencia propia de Matanzas con características particulares en esta condición actual epidemiológica, que es diferente a cualquier provincia», precisa el estudiante de cuarto año de ingeniería Industrial.

«El reto de adaptar el modelo y diseñarlo a estas nuevas condiciones es muy grande. Hay dinámicas y equipos de trabajo que también tenemos que armando, con un plan de encuentros y reuniones de trabajo, porque son múltiples las instituciones y actores sociales que confluyen en el enfrentamiento a la COVID-19 y tenemos que manejarnos dentro de eso para articular esos esfuerzos en función de que los pacientes lleguen en el menor tiempo posible a las instituciones, que se atiendan con la mayor calidad posible y que, al final (y este es el objetivo de todos), se salga de esta situación epidemiológica lo antes posible salvando la mayor cantidad de vidas», agrega el también presidente de la FEU de la CUJAE.

«Enseguida que se dio la noticia muchos estudiantes se comunicaron con nosotros. A pesar de la restricción de la pandemia la solidaridad no ha faltado, y en estos momentos duros para Matanzas hemos visto los mensajes en las redes sociales en el sentido de querer ayudar».

Por una mejor gestión de ingreso

Danhiz Díaz Pereira, ingeniero Industrial y profesor de la asignatura de Ergonomía en la CUJAE, comenta que viajaron con la intención de aprovechar la experiencia de los últimos meses en esta provincia y ayudar en la gestión del diseño del puesto de mando provincial, a partir de las experiencias positivas y errores durante la implementación en La Habana.

«Nuestra intención es potenciar a Matanzas, para que sea más efectiva, rápida y eficiente la gestión del ingreso», afirma Danhiz Díaz Pereira. Foto: Hugo García

«Nuestra intención es potenciarlos para que sea más efectivo, rápido y eficiente el ingreso de pacientes en los centros de aislamiento y hospitales, lo cual tributará a una mejor gestión de control de la pandemia. Comenzamos con el proceso de diagnóstico para hacerle una propuesta a la provincia», concluyó Díaz Pereira, al frente del equipo y secretario del comité de la UJC en la CUJAE.

Matanceros que se suman

Yasniel Sánchez Suárez, alumno de quinto año de Ingeniería Informática en la Universidad de Matanzas, subraya que 25 estudiantes de esa carrera también participan en la conformación del modelo para dirigir la gestión de camas, principalmente en los municipios de Cárdenas y Matanzas.

El ingeniero José Fonseca Calistre, jefe del departamento de Informática del gobierno provincial, ofreció una exhaustiva explicación sobre el modelo de gestión empleado, que incluye formulario de inserción de los pacientes en las áreas de Salud, datos personales, la clasificación en positivo o contacto, el centro de aislamiento, la sala y la cama para donde va remitido; fechas de ingreso y confirmación.

Yasniel cuenta que hay mucha disposición también entre los universitarios matanceros. Foto: Hugo García

Ante el número no despreciable de pacientes en las casas, incluso positivos, sugirió gestionar en el modelo que se proyecta también el ingreso domiciliario, y añadió que se han reforzado con estructura tecnológica las instituciones, así como con personal informático y estadístico de sectores como Educación y la propia universidad.

Impactos: 0

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com