Corazones de la Brigada 55 de la Universidad de la Habana

Como ejemplares diletantes en el arte del clima, solemos culpar a un primate o a un indio de nuestras más sensibles sensaciones térmicas…. -Está chiflando el mono-,decimos cuando hay frío; pero si agobia el calor -El indio, está que arde- Pues más que una aldea taína tuvo que encenderse esta tarde cuando ocurrió el encuentro, pues sudábamos de forma copiosa …alguien me rectifica que es calor humano, algo bien diferente.
Los que arriban han descendido de la colina universitaria habaneras dejado atrás los leones con su Prado, han renunciado su malecón, y al Templete para adentrarse en una ciudad que se erige entre ríos y puentes….llevan en sus mochilas las utopias de la juventud, por eso se emocionan con las palabras de los Baujín que les hablan de altruismo y solidaridad, cuando les dicen – Esta es también tu universidad-
Han echado por tierra el proverbio “Caras vemos, corazones no sabemos” pues logro ver el rostro de una veintena de jóvenes estremecidos …y los corazones, esos también los siento… los entregaron el día que decidieron venir a Matanzas, laten muy fuertes y ya son nuestros.

Impactos: 0

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com