De comunicación y sociedad. Manipulación en las redes.

Por Miladys Moreno/ DECOM
El periodismo en otros países, incluso el alternativo, responde a los intereses económicos y políticos del grupo de poder, dueño y señor de los grandes medios de comunicación; a quien destina parte de su capital para que promuevan su única verdad. En este sentido, es utilizado como una herramienta esencial en las campañas políticas y comunicacionales destinadas a construir matrices de opinión que incidan en la imagen pública de determinadas naciones, figuras políticas, sistemas de gobierno, grupos sociales, instituciones, etc.
La manipulación informativa es comúnmente utilizada en dichas estrategias comunicacionales y se evidencia mayor incidencia de ésta en el escenario de las redes sociales. Las plataformas del internet posibilitan mayor alcance e inmediatez de la información, lo que genera un elevado índice de respuestas e interacciones. Todas las opciones de manipulación informativa son estudiadas, concebidas y dirigidas por laboratorios diseñados con el fin de imponer una línea de pensamiento.
Entre los mecanismos de manipulación más utilizado en las plataformas digitales se incluye la construcción de bulos o fake news, que consisten en la creación de noticias falsas con el propósito de incidir en la imagen de determinados grupos sociales y convencer a personas en el mundo de una realidad, incentivando a la participación de los usuarios en dichas campañas de odio, descrédito, desprestigio y desmoralización. Estas se distribuyen a través de los grandes medios de comunicación y en los últimos tiempos, por las redes sociales; hoy, escenario de debate y contradicciones.
Sin dudas, las falsas noticias captan con facilidad la atención de los usuarios pues responden a temas de su interés, a sucesos y problemáticas de su localidad, poniendo al descubierto al posible “responsable” de los acontecimientos. Y de forma fulminante se expande la información como si fuera una noticia real, algo muy parecido a lo que en el escenario institucional se conoce como rumor o comentarios de pasillo. La gente se lo cree y lo comparte con entera confianza.
Las intenciones de quienes construyen las fake news siempre han sido claras; alterar la realidad, utilizando solo una porción de la verdad. Se nutren para ello del más mínimo suceso, incluso, de las publicaciones que los usuarios realizan en sus perfiles personales. Sobre la base de esa información se construyen matrices de opinión que conducen al éxito de las estrategias comunicacionales. Por eso hay que ser responsables y conscientes de la información que se publica en estos sitios.
La idea no es rechazar el internet, pero sí estar alertas ante lo que se consume en este medio alternativo, estar conscientes de la realidad y un tanto desconfiados de la información que se lee, hasta tanto se logre confirmar la veracidad de la información por varias fuentes. Es recomendable seguir fuentes de información confiable, ser consumidores responsables, inteligentes, críticos y autocríticos del internet, capaces de identificar la veracidad de una noticia y la mala intencionalidad de una fake news. Depende de cada usuario decidir en qué creer.
“Navegue con cuidado”. Un mensaje comunicativo del Departamento de Comunicación Institucional de la Universidad de Matanzas (DECOM)

Impactos: 0

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com