La Universidad de Matanzas continúa gestionando sueños.

Por: Celia Zaldivar/ DECOM

La Universidad de Matanzas es un ejemplo de que, cuando se pone empeño, los sueños poco a poco comienzan a convertirse en realidad. Anhelos antaños de ver una hermosa universidad se han transformado en esfuerzos mancomunados para realizar reparaciones mantenimientos, para hacer más con menos. Como resultado lo real maravilloso: aulas renovadas, edificios recién pintados, instalaciones sanitarias nuevas, confort, uniformidad y belleza ahora engalanan a este centro de altos estudios. Quienes la visiten por primera vez disfrutarán de lo logrado, quizá sin saber cuánto se soñó y cuánto costó, sin sospechar que durante el descanso obligatorio debido a la pandemia un ajetreo ruidoso y empolvado llevaba a la obra las ideas que se gestaron desde la máxima dirección del centro y muchos trabajadores que siguieron en pie de lucha para embellecer la universidad y organizar la próxima reapertura del curso. Así que desde los que inician sus estudios en la universidad matancera hasta los que ya llevan universidad en las venas, todos, debemos velar celosamente por nuestra universidad y desterrar para siempre la indisciplina y el descuido.

Una nueva consigna ” La Universidad de cara al barrio”, representa otro de los sueños concretados en hechos, es decir, involucrar, motivar, dar oportunidades a todos. Llegar al barrio se está logrando, primero con lo que se ha hecho siempre, con el aporte científico, técnico y social que se genera en un centro como este, con un claustro altamente calificado y estudiantes comprometidos, que le ponen corazón a todas las tareas que realizan. En segundo lugar, haciendo que cada ciudadano, cada vecino, sienta que es posible acceder a la universidad, tanto en las sedes municipales como en la central. También con más carreras, y más posibilidades en todas las modalidades de estudio para lograr una formación de calidad y atemperada a las nuevas y oportunas tendencias educativas. Para que las metas se alcancen primero hay que soñarlas, amarlas, comprometerse, esforzarse y sobre todo ponerle corazón. La Universidad de Matanzas, cercana a su 50 aniversario, se alista para proporcionar un presente lleno de experiencias que marquen positivamente el desarrollo profesional y personal de sus estudiantes, se ha empeñado en crear todas las condiciones para que puedan soñar con el futuro.

 

Impactos: 0

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com