Crónica de una muerte anunciada.

imagesHoy desperté más temprano que nunca, una vecina me levantaba de la cama a la tres de la mañana para darme la noticia más infeliz del año, al menos así lo siento ahora. La somnolencia y el precoz horario no me permitieron entender rápidamente la noticia que se colaba con el frío por la rendija de la ventana junto a la que pernocto.Ayer me acosté a leer en cama luego de haber dado una ojeada a las propuestas televisivas.

Uno siempre se acuesta con la esperanza de que mañana sea un día nuevo con mejores ofrecimientos, con la esperanza de que algo diferente sucederá, jamás, uno sitúa la cabeza en la almohada pensando en que el infortunio pudiera suceder.Recibimos la inesperada noticia de mano de una colaboradora cubana en Venezuela, quien dio crédito de la temprana movilización de los hermanos cubanos en ese país… Resistencia y negación dominaron aquel instante, luego acaeció la realidad en mis sentidos para dejarme muy dentro un rastro de tristeza y melancolía. Entendí que había muerto entonces el hombre más extraordinario que he conocido, el fenómeno humano al cual no le encontrado aún, ni le encontraré jamás, similares ni equivalentes.Leer más.

Por: Jessica Rufín Hernández

Impactos: 679

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com