EL MARTÍ QUE HABITA EN NOSOTROS

Por: Departamento de Comunicación Institucional.

Sorprendente, extraordinaria, es la capacidad que tenemos únicamente los seres humanos, de que la historia, y con ella el ejemplo y espíritu de los hombres, trascienda las fronteras espaciotemporales y sople en el alma de los que ocupan el presente. Ese espíritu nos ayuda a construir nuestro camino y a transitarlo, se convierte en parte de nosotros y de lo que somos. Así diariamente percibo en la calle a muchos José Martí, en un padre que derrocha amor por su hijo, algún adolescente que brinda su asiento en el ómnibus a quien lo necesita, o en una niña que sonríe alegre y segura. Cuando alguien se conmueve ante el dolor de otro, se muestra iracundo por una injusticia, cuando un joven universitario se compromete ante el estudio, con su profesión y con su tiempo, se siente la presencia del apóstol. Ese Martí cubanísimo, conquistador, respetuoso, ingenioso, lleno de bondad, y con el alma volando alto, pero con los pies en la tierra, ese Martí es Cuba.

Es que su grandeza y sus ideas son para todos los hombres del mundo, para todos los tiempos, y su vida fue un ejemplo de lo que es un ser lleno de luz. Por eso es faro y guía el héroe nacional, el más universal de todos los cubanos, y todo el que se siente cubano lleva dentro un Martí. Él está en nuestra cotidianidad, sus enseñanzas, siempre actuales, nos acompañan en todos los aspectos y esferas de la vida.

Desde pequeños aprendemos sus versos sencillos y los valores humanos que portan nos hacen mejores niños y adultos. Sus escritos se han convertido ya en patrimonio del pueblo, y sus ideas son verdades irrefutables, incluso argumentos que al esgrimirse son capaces de ganar cualquier disputa, porque si lo dijo Martí, entonces es así. Al leer sus cartas también se le descubre, desde lo más hondo e íntimo, y se entiende cómo amaba al amor, a los niños, la familia, la humanidad, la vida y sobre todo a la patria. Fue consecuente con lo que aseguró a su madre “Jamás saldrá de mi corazón obra sin piedad y sin limpieza”. Esa puede ser una máxima para todo cubano hoy, puede ser el mejor modo de celebrar su natalicio, honrar y hacer crecer al Martí que habita en nosotros.

 

 

 

 

Impactos: 694

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com